DEPENDENCIAS Y ADICCIONES

La adicción es el encuentro inconsciente con alguien o algo a lo que nos quedamos enganchados porque nos produce sensaciones que hasta entonces no habíamos tenido, pudiendo llegar a convertirse en lo que creemos la razón de nuestra vida.

La función de las dependencias y/o adicciones es aliviar un sufrimiento del que no teníamos noticias. Podemos decir que la adicción es un narcótico del deseo. Intenta llenar un vacío y, mientras permanecen activas no nos permiten descubrir qué hay tras éste.

Una dificultad importante en la adicción es que “falta la palabra”, lo que cuenta es la acción. Está muy vinculada a la impulsividad. Impulso de consumir alguna sustancia, de estar en el trabajo insaciablemente, de consumir algún alimento, de generar alguna situación con algo o con alguien.

Ana Porras señales adicciones

NO PODEMOS REDUCIR ADCCIÓN A LA IDEA DE DROGA COMO SUSTANCIA QUÍMICA…

Generalmente, no hay conciencia del conflicto, sólo sabemos que sin remediarlo hemos de pasar directamente a la acción del “consumo” para obtener un alivio, pero, será un alivio a corto plazo, un falso bienestar.

Si estamos dependientes o adictos, a veces, es porque hemos constituido así una defensa que nos ha permitido funcionar, sostener nuestra vida, aunque sea de la mano del sufrimiento.

La adicción destruye el placer, es la búsqueda insaciable del goce. En el primer encuentro tenemos una satisfacción que nos recordó a algo, que no sabemos qué es pero que esperamos volver a encontrar desesperadamente. Es un intento de engañar a la realidad, de no tolerar sus límites, de creer que así no se sufre. Incluso podemos sentirnos por momentos poderosos y omnipotentes. Así, entramos en un círculo del que se nos hace muy complejo poder salir.

DURANTE EL PROCESO TERAPÉUTICO…

Tendremos que averiguar juntos qué lugar está ocupando esa sustancia, persona, situación…

Nuevamente, habremos de encontrar la forma para poder ir poniendo palabras a lo que sucede en nuestro interior. La palabra mediatiza el acto. Se ha de trabajar en poder tolerar la realidad frente a la idealidad. En poder trabajar la capacidad de pensar, de procesar, la no necesidad de inmediatez de la actuación. Ir incorporando todo esto con lo que probablemente nunca hayamos estado familiarizados.

Se trata de crear juntos pequeñas “islas” en las que apoyarse

Islas que permitan tolerar el vacío de no contar con el objeto, sustancia, persona o situación a la permanecíamos enganchados.

CONTACTA CONMIGO

Será un placer trabajar juntos.